El blanqueo de capitales es un delito que en España está penado con penas de prisión. Así, el artículo 301 del Código Penal establece qué conductas son constitutivas de dicho delito:

  1. Adquirir, convertir o transmitir bienes sabiendo que provienen de la realización de un delito grave.
  2. Realizar actos que procuren ocultar o encubrir ese origen.
  3. Ayudar a quien ha realizado la infracción o delito baso a eludir las consecuencias de sus actos.
  4. Ocultar o encubrir la verdadera naturaleza, origen, ubicación, destino, movimiento o derechos sobre los bienes o propiedad de los mismos a sabiendas de su procedencia ilícita.

Una vez hecha la anterior advertencia, trataremos en este post de explicar cuales son los métodos más comúnmente utilizados en España para el blanqueo de dinero.

  1. El método más común y del que prácticamente todo el mundo ha oído hablar es el de la compra de billetes de lotería premiados. La principal ventaja de este sistema reside en su simpleza ya que lo único que debe hacer el defraudador es comprar el billete a la persona a la que realmente le ha tocado el premio e ir a cobrarlo.
  2. Otro método que destaca por su sencillez consiste en blanquear el dinero a través de casinos. Para ello nuestro defraudador acude al Casino con una gran cantidad de dinero en efectivo y solicita que se lo cambien por fichas para poder jugar. Sin embargo lejos de apostarlo todo, apuesta una pequeña cantidad quedándose con el resto de las fichas. A la hora de salir del casino solicita que le cambien las fichas que tiene en su poder por dinero a través de un cheque pudiendo así justificar ante Haciendo que tal cantidad es proveniente de su actividad de juego.
  3. Compra de viviendas. También conocido es el método de blanqueo a través del cual una persona decide comprar una vivienda escriturándola por debajo del precio real de compra-venta pagando la diferencia entre la cantidad que consta en la escritura y la cantidad pactada como precio con dinero negro. Este método aporta una ventaja adicional al defraudador ya que además de permitirle el blanqueo de dinero le permite ahorrarse una cantidad en impuestos que graban las compra-ventas.
  4. En un nivel algo más alto de sofisticación, nos encontramos con aquello que se sirven de obras de arte para llevar a cabo su actividad de blanqueo. Este método consiste en comprar una obra para posteriormente subastarla. Para ello el defraudador debe contar con un cómplice que pagará una cantidad muy elevada por dicha obra. Una vez que éste ha pagado y ya tiene en su poder la obra, se la devolverá al defraudador quedándose con una comisión. Para nuestro defraudador es un negocio redondo ya que se queda con su obra y cobra dinero de la casa de subastas absolutamente legal.
  5. Otro método clásico y del que prácticamente todos hemos oído hablar en las noticias consiste en sacar de España dinero en maletas rumbo a algún paraíso fiscal donde, una vez allí, se abrirá bien una cuenta corriente o bien una sociedad.
  6. El punto anterior abre un gran abanico de posibilidades ya que una vez que el defraudador tiene una cuenta abierta en el extranjero puede usar la misma para la adquisición de joyas u otros productos de lujo o incluso concederle un préstamo en España al defraudador consiguiendo así el blanqueo de dicho dinero.
  7. Por último, y en mi opinión, en el escalón más alto de sofisticación y complejidad se encuentra la posibilidad de crear sociedades interpuestas que realizarán entre ellas operaciones ficticias emitiendo las consiguientes facturas por dichas operaciones consiguiendo así blanquear las cantidades facturadas.