A pesar de que viene siendo un tema recurrente, al que he hecho referencia en otros artículos, parece ahora un buen momento para empezar a hacer balance de los resultados que se están obteniendo en los Tribunales de Asturias en cuanto a la nulidad de las cláusulas suelo.

A pesar de que la reciente Sentencia de mayo del Tribunal Supremo anulaba este tipo de cláusulas en los contratos de BBVA, Cajamar, Cajas Rurales Unidas y Novagalicia Banco y sentaba las bases para que los Juzgados hiciesen los mismo con las demandas que se presentasen por este tema, dicha sentencia no dejaba clara la línea a seguir en cuanto a la devolución del dinero cobrado indebidamente.

De esta situación surge una controversias que todavía no ha sido resuelta. Sin embargo, en Asturias son muchas las sentencias que obligan a las entidades bancarias a devolver las cantidades cobradas a sus clientes por la aplicación de la cláusula suelo desde el momento en el que esta entró en vigor. Es decir, los Tribunales en Asturias están obligando a las entidades financieras no sólo a dejar de aplicar las cláusulas suelo sino a devolver el dinero cobrado por ese concepto. A modo de ejemplo puedo citar a la Sentencia del Tribunal de lo Mercantil Nº2 de Oviedo nº38/2014, de 27 de marzo en la que se condena a Banco Pastor no solo a dejar de aplicar la cláusula declarada nula sino a devolver el importe cobrado a su cliente indebidamente desde la entrada en vigor de la cláusula suelo.

El principal argumento es que se trata de una condición general de contratación abusiva y que no ha sido negociada individualmente con cada cliente. Se hace hincapié además en el hecho de que existe una cierta mala fe por parte de las entidades financieras al no explicar adecuadamente a sus clientes el funcionamiento de estás cláusulas limitándose en la mayoría de los casos a decir que se trata de una cláusula tipo destinada a proteger a ambas partes de posibles cambios en el tipo de referencia.

Por lo tanto, parece que en Asturias la solución a los problemas originados a los consumidores por estas cláusulas empieza a estar clara para los Tribunales que, como hemos dicho con anterioridad, en una abrumadora mayoría reconocen a los clientes su derecho a la devolución de las cantidades cobradas indebidamente por las entidades bancarias.