Según el Tribunal Supremo, la cláusula que establece la obligación de los consumidores de pagar todos los gastos de constitución de las hipotecas son nulas.

El argumento que permite al Tribunal Supremo a esta conclusión es sencillo: el banco es el mayor beneficiario de la formalización de la hipoteca, y sin embargo es el consumidor quien paga todos los gastos. Es por ello por lo que nuestro Tribunal Supremo entiende que “se traslada de forma abusiva al consumidor los gastos de formalización de las hipotecas”.

Llegados a este punto nos preguntamos: ¿quién puede reclamar? En primer lugar pueden hacerlo todos los consumidores que tenga una hipoteca activa y que se haya visto obligada a pagar todos los gastos de constitución de la misma. Del mismo modo podrán reclamar la devolución de esas cantidades todos los consumidores que hayan terminado de pagar su hipoteca hace menos de 4 años. Así, se calcula que en España puede haber entre 6 y 8 millones de hipotecas afectadas por este nuevo abuso bancario.

Por otro lado, cabe preguntarse de qué gastos estamos hablando. Pues bien, los gastos de formalización de una hipoteca son los siguientes:

  1. Impuesto sobre los Actos Jurídicos Documentados.
  2. Gastos de Notaría.
  3. Gastos de Registro.

En cuanto al cálculo de los importes que suponen los tres conceptos anteriores y tomando como base una hipoteca media de 150.000€ el importe de los gastos de formalización ascenderían a 3.100€ aproximadamente.

Una vez conocidos estos datos, ¿como debo actuar si creo que me han cobrado estos gastos de formalización de manera abusiva? En primer lugar nuestra recomendación es que acudas a un abogado especialista en derecho bancario para que estudie tu caso de forma personalizada y a partir de ahí pueda asesorarte sobre tu situación concreta y los pasos a seguir.

Todo parece indicar que los bancos no están por la labor de reconocer este abuso por lo que se avecina una nueva batalla judicial que puede ser equiparable a la que se produjo con las cláusulas suelo.