Esta semana nos gustaría compartir con vosotros una nueva sentencia obtenida en los Juzgados de Avilés en la que el Banco Popular ha sido condenado a abonar a uno de nuestros clientes 30.000€ al haber declarado dicho Juzgado la nulidad absoluta de un contrato de suscripción de Bonos subordinados .

El Tribunal Supremo en su Sentencia de 20 de enero de 2.014 explica que las entidades financieras que comercializan este tipo de productos financieros complejos deben suministrar al cliente minorista una información comprensible y adecuada incluyendo necesariamente orientaciones y advertencias sobre los riesgos asociados a tales instrumentos.

En el caso  de nuestro cliente queda constatado que el contrato por el que suscribe los citados bonos subordinados era de una absoluta complejidad no acreditando además el Banco Populara haber realizado esfuerzo alguno de información hacia el cliente. Para más inri, cuando se le realiza al cliente el test de conveniencia se obtiene un resultado negativo, dato que el Banco Popular ignoró para poder seguir adelante con la contratación.

Por todo lo anterior el Juzgado termina declarando la nulidad del contrato de suscripción de bonos subordinados y condenando al Banco Popular a la devolución a nuestros clientes  la suma de 30.000€ más los intereses legales.