Las entidades bancarias han recibido esta martes un nuevo varapalo, esta vez respecto a los intereses de demora.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha vuelto a proteger a los consumidores frente a los abusos cometidos por las entidades bancarias.

En este caso el TJUE, a través de una sentencia publicada este martes, avala la jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo que venía considerando abusivas las cláusulas no negociadas de un préstamo que aumenten la tasa del interés de demora más de 2 puntos respecto de los intereses ordinarios pactados en dicho préstamo.

El TJUE, al igual que el Tribunal Supremo, establece que en el caso de que se inrementen en más de dos puntos respecto a los intereses ordinarios, los intereses de demora se consideran nulos. Como consecuencia de lo anterior, lso intereses de demora quedarán sin efecto por lo que el cliente únicamente deberá abonar los intereses ordinarios pactados con el banco.

Por otro lado, el TJUE establece en esta misma sentencia que los bancos pueden ceder créditos a otras entidades sin el consentimiento del cliente.

El origen de esta sentencia tiene como origen dos preguntas elevadas por el Juzgado de 1ª Instancia nº38 de Barcelona y el Tribunal Supremo.

En el caso del Juzgado de Barcelona se trataba de dos préstamos del Banco Santander. En ellos se establecían interese ordinarios del 8,5 y del 11,2%, mientas que los intereses de demora ascendían hasta el 18,5 y el 23,7% respectivamente.

Por su parte, en el supuesto del Tribunal Supremo, todo parte de un préstamo hipotecario de la CAM (ahora Banco Sabadell) cuyo tipo de interés era del 5,5% y el interés de demora del 25%.